Home Consejos LPF Salud La rosácea en la piel

La rosácea en la piel

0 805

Se trata de una afección crónica que provoca entre otros síntomas el enrojecimiento de la piel, sobre todo en el rostro. Conoce otros aspectos sobre esta enfermedad cutánea y cuáles son los tratamientos específicos para su cuidado.

La rosácea es una enfermedad que afecta a la piel, con mayor frecuencia a la del rostro, llegando incluso a provocar síntomas sobre los ojos. Suele afectar con mayor frecuencia a mujeres de piel clara con una edad comprendida entre los 30-60, coincidiendo en muchas casos con la etapa de la menopausia.

piel_sensible_rostro_farmacia_la_palomera

Dependiendo del  tipo de brote o fase de la enfermedad, esta presenta diferentes síntomas. Las principales características asintomáticas que se dan sobre la piel o los ojos son las siguientes:

  • Enrojecimiento del rostro de manera frecuente, produciéndose con mayor notoriedad en el centro de la cara: frente, nariz, mejillas o barbilla. Estas rojeces pueden llegar a provocar ardor o incluso hinchazón. Este tipo de personas tienen tendencia a sonrojarse con mucha facilidad.
  • Estas rojeces o cuperosis, suelen ir acompañadas de la aparición de granos y espinillas, pudiendo convertirse en úlceras que generen costras. Sin embargo, debes tener en cuenta que la rosácea no es acné y no mejorará sus síntomas con tratamiento específicos para problemas seborreguladores.
  • Aparición de finas líneas rojizas debajo de la piel. Esto se debe a que los vasos sanguíneos bajo la piel tienden a agrandarse. Estas áreas pueden encontrarse algo tibias o hinchadas.
  • La piel puede mostrar un aspecto engrosado. Más frecuente sobre la frente, barbilla o mejillas, que tiene tendencia a ponerse endurecida.
  • Los ojos pueden presentarse enrojecidos, resecos, con cierto picor, ardor o con exceso de lágrimas. Los párpados pueden inflamarse o incluso hincharse. Este tipo de afecciones suelen ser menos comunes.

Se desconoce de manera precisa la etiología de la rosácea. Sin embargo, si podemos hablar de un cierto componente hereditario, haciendo también referencia a otros factores sobre los que se está investigando. Entre ellos, citaremos ciertas infecciones cutáneas, alteraciones del sistema inmunológico, estrés, exposiciones a la luz solar, que provoquen brotes, o un aumento del flujo sanguíneo entre otros.

Una vez identificados estos síntomas, acude a tu médico de cabecera. Un tratamiento y cuidados adecuados pueden reducir sus síntomas, llegando incluso a controlar la rosácea:

  1. Rosacure Intensive SPF 30 Emulsion: Emulsión con factor solar 30 que ayuda a combatir el enrojecimiento y la sensación de escozor y picor de pieles afectadas por rosácea estando en la fase aguda. Contiene propiedades antioxidante e hidratantes para la piel.
  2. Leti SR Serum Antirojeces: Proporciona un alivio y frescor inmediatos a la piel desde el mismo momento de su aplicación. Reduce significativamente el enrojecimiento, acelerando el proceso de regeneración celular de la piel y por lo tanto su reparación. Protege y refuerza la estructura microcapilar, con lo que tiene un efecto antiedad. Equilibra los niveles de calicreinas, esto es, las enzimas responsables de la irritación cutánea.
  3. Sesderma Sensyses Cleanser Ros: Desmaquillante facial para rostro y ojos. Especialmente recomendado para usar en pieles sensibles o con tendencia a enrojecerse. Consigue eliminar rojeces, unificar el tono y reparar la dermis.
  4. Sesderma Azelac Gel Hidratante Cuperosis: Gel hidratante ligero cuyo principio activo combina las propiedades del ácido azelaico y de la glicina, para combatir eficientemente el enrojecimiento y las impurezas que acompañan a la cuperosis. Otra de las propiedades destacadas de este producto es su capacidad de eliminar granos y espinillas, consiguiendo homogeneizar el color de la piel.
  5. Avene Antirojeces Crema de Día Hidratante: Indicado sobre todo para las pieles más sensibles y que necesitan mayores cuidados. Suelen ser pieles secas o muy secas, con tendencia cuperósica. Por ello esta crema ayuda reducir y prevenir su enrojecimientomejorando así la microcirculación. También contribuye a proteger la dermis, ya que es rica en aceites vegetales para un mayor y mejor confort a la piel.
  6. Avene Diroseal: Cuidado tratante de las pieles sujetas a la cuperosis. Cuidado tratante para las personas que presentan rojeces localizadas y/o una microcirculación visible. En cuanto se aplique, Diroseal calma y proporciona una comodidad inmediata. La piel recobra su suavidad, y las sensaciones de escozor desaparecen. Las rojeces se atenúan, la piel está descongestionada.

Evita productos irritantes, lociones de limpiado ácidas o demasiado secantes y procura usar geles y champús suaves. Combina el tratamiento aconsejado por tu médico de un hidratante diario. Y recuerda que es muy importante el uso de bloqueadores solares o fotoprotectores de alto expectro UVB y UVA, ya que este tipo de pieles resultan más sensibles a la radiación solar, pudiendo desarrollar brotes de mayores complicaciones. Además, si tu caso solo se trata de un leve enrojecimiento, existen maquillajes y correctores en tonos verdosos que actuán camuflando las rojeces.

El diagnóstico de la rosácea es clínico. Sin embargo, una consulta médica y una exploración de las lesiones podrán determinar un diagnóstico correcto, pudiendo con ello seguir un tratamiento y control de los brotes de rosácea.

ARTICULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta