Home Consejos LPF Salud La piel sensible en el rostro

La piel sensible en el rostro

0 1005

Cuando una persona tiene la piel sensible, el rostro es una de las partes de su cuerpo donde más se manifiesta dicha sensibilidad. Para poder tratarla es necesario conocer tanto las causas que la originan como los factores que pueden empeorar los síntomas.

 

En primer lugar hay que ver los síntomas de la piel sensible en el rostro, ya que si sabemos como se manifiesta sabremos lo que está ocurriendo y podremos empezar a tratarla. Los principales síntomas de la piel sensible son la sequedad acompañada de aspereza, tirantez y descamación, la irritación que se manifiesta con enrojecimiento, picor, ardor o incluso hinchazón y otro tipo de síntomas asociados como la aparición de erupciones o sensación de pinchazos.

Pero ¿cual es el proceso por el que se produce la piel sensible? La piel funciona a través de un conglomerado de sistemas cuyo correcto piel_sensible_rostro_farmacia_la_palomerafuncionamiento hacen que esté sana. Así por ejemplo su pH es de 5 aproximadamente, esto es ligeramente ácido, para protegerla de esta manera frente a las bacterias y para que los jabones y geles utilizados para lavarla no la dañen.

También está la película hidrolipídica que se compone de agua, ácidos grasos y lípidos y que protege las capas más exteriores de la dermis. Además la piel cuenta con otra importante barrera que es el estrato córneo, formado por lípidos que rellenan los espacios que hay entre las células evitando la deshidratación de la piel.

Estos y otros sistemas de la piel, dependen directamente de la actividad enzimática, que en el caso de la piel sensible se puede llegar a inhibir, dando como consecuencia una alteración en el funcionamiento de esos sistemas y por lo tanto alguno de los síntomas asociados a la misma.

Si nos centramos en cuales pueden ser los factores que la generen, hay 3 muy destacados:

  1. Piel seca y deshidratada: La piel seca se debe a una disminución en el número de acuaporinas, que son los canales de humedad encargados de transferir agua dentro y fuera de las células de la epidermis. Esta perdida de humedad, provoca la piel seca y aparecen así envejecimento_farmacia_la_palomerasíntomas como la aspereza o el enrojecimiento y puede generar finalmente la sensibilidad de la piel.
  2. Envejecimiento: El propio proceso de envejecimiento de la piel, provocan los signos de la edad en el rostro como la pérdida de volumen, las arrugas, manchas en la piel, enrojecimiento… y todo ello se debe a la reducción en los niveles de sustancias fundamentales como el el ácido hialurónico, el colágeno o la coenzima Q10. Es evidente que con el paso de los años la piel se vuelve más sensible.
  3. Piel reactiva: La piel reactiva guarda relación directa con el uso de cosméticos por lo que suele afectar más a mujeres que a hombres. Además hay que tener en cuenta que la reacción de la piel a esos cosméticos se puede dar inmediatamente, pero también pasadas horas e incluso días, por lo que a veces no se relaciona. Hay que usar dermocosméticos que ofrezcan una gran tolerancia para todo tipo de pieles, para evitar la piel reactiva e hipersensible.

Además hay otra serie de factores tanto internos como externos que pueden hacer que aparezca la sensibilidad en la piel o que sus síntomas se agraven. Dentro de los internos destacan los cambios hormonales que se pueden dar en determinadas épocas como la pubertad, el embarazo o la menopausia, una alimentación inadecuada o el estrés y la falta de sueño.

Entre los factores externos podemos destacada las temperaturas extremas y los cambios bruscos de temperatura, los rayos ultravioleta del sol, la contaminación ambiental o el uso de cosméticos poco adecuados.

¿Cómo podemos proteger y tratar la piel sensible? En primer lugar hay que empezar por una dieta equilibrada y rica en antioxidantes, ácidos grasos o vitaminas como la vitamina A, C y E. También se debe beber mucha agua a lo largo de todo el día y no solo acompañando a las comidas.

eucerin-ph5-famacia-la-palomeraOtro aspecto fundamental es proteger la piel del sol, evitando la exposición directa entre las 12 de la mañana y las 3 de la tarde y usando aunque esté nublado un protector solar o cosméticos que incluyan en su composición factor de protección solar.

Finalmente se recomienda usar dermocosméticos adecuados para la piel sensible, con una buena tolerancia y que incluyan dentro de sus principios activos algunos como la glicerina con un gran poder humectante que ayuda a mantener la piel hidratada o el dexpantenol, componente derivado de la vitamina B5 que estimula la regeneración celular y fortalece la función protectora natural de la piel. Dentro de los productos que pueden contener estos activos, recomendamos la gama Eucerin PH5, especialmente indicada para la piel sensible.

ARTICULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta