Home Consejos LPF Nuestros productos La limpieza dental

La limpieza dental

0 392

Una sonrisa bonita es la mejor carta de presentación. Hay que cuidarla día a día. Una buena higiene bucal es básica para prevenir enfermedades en la boca como las famosas caries. Según los estudios llevados a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la caries se considera actualmente como la tercera plaga mundial. Los dientes desempeñan un papel muy importante en la alimentación (permiten la masticación, que es la primera etapa de la digestión), pero también son importantes para emitir sonidos y desde el punto de vista estético, ya que sostienen los labios y las mejillas. Por lo tanto, es preciso cuidarlos bien.

La caries empieza preferentemente en las zonas huecas, difíciles de limpiar. Primero destruye el esmalte y crea una cavidad. En este estadio, es indolora. Después progresa hacia el tejido que recubre la pulpa (dentina), agranda la cavidad y permite que las bacterias invadan la pulpa denudada en el centro del diente. Finalmente, se vuelve sensible al contacto con el frío y el calor, y después al contacto con el azúcar. Si no se trata adecuadamente, la caries da lugar a la destrucción del diente, se propaga a los dientes vecinos y puede llegar a infectar el hueso subyacente.

La caries se produce por la acción de tres factores: la herencia (algunas personas tienen dientes más resistentes que otras), la alimentación rica en azúcares de absorción rápida (azúcar blanco, dulces o pasteles) y la placa dental (rica en bacterias), que se forma espontáneamente 12 horas después de comer si no se cepillan los dientes.

A fin de prevenir la aparición de caries es indispensable: cepillarse todos los días, después de cada comida durante al menos cinco minutos. Recordar cepillarse siempre desde la encía al diente. Sólo en las caras trituradoras de las muelas está aconsejado el cepillado lateral.

 

La pasta dental Lacer no sólo previene la formación de placa y previene la caries sino además protege las encías, desodoriza y refresca la cavidad bucal.

La alimentación debe ser equilibrada y pobre en azúcares de absorción rápida como dulces, pasteles o bebidas azucaradas. Por otro lado, es aconsejable someterse a un control por parte del dentista o el médico estomatólogo una vez al año. Durante esta visita, se examina la sensibilidad y la movilidad de cada diente y se detecta la presencia eventual de caries. A las personas cuyos dientes están cubiertos de sarro, se les aconseja una limpieza y, en ciertos casos, un tratamiento antibiótico.

Los odontólogos recomiendan pasar un hilo de seda entre los dientes para ayudar a eliminar los restos alimentarios que quedan entre ellos. Su utilización aumenta enormemente la eficacia del cepillado en la prevención de la caries y de la gingivitis (inflamación de las encías).

Es importante que el cuidado de la boca y los dientes comience en la infancia. De ahí la importancia de inculcar hábitos saludables de higiene y alimentación. Si no es así, puede tener problemas con los dientes y encías – como caries o la pérdida de los dientes.

ARTICULOS SIMILARES

0 867

0 10333

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta