Home Consejos LPF Salud Cuida la piel de tu bebé durante el invierno

Cuida la piel de tu bebé durante el invierno

0 935

La piel del bebé es especialmente delicada por lo que sufre bastante tanto los rigores del calor como los del frío, por lo que es durante el verano y durante el invierno cuando debemos extremas las precauciones y cuidarla especialmente.

 

“Suave como la piel de un bebé“, este es un dicho que habremos escuchado un montón de veces y que refleja totalmente la realidad, ya que es cierto, la piel de un recién nacido es entre un 40 y un 60 por ciento más fina que la de una persona adulta. Es por ello que tiene esa suavidad y tacto especial, pero también es bien cierto que es mucho más delicada y por ello hay que protegerla de una forma especial.

Además de ser más fina, la piel de los bebés difiere también químicamente de la de los adultos, debido al ácido láctico y sobre todo a su menor contenido en ácidos grasos, lo que la hace menos resistente a las infecciones y a los parásitos. Si a esto le unimos que su sistema inmune aún no está totalmente desarrollado y que cuenta con menor número de glándulas sebáceas podemos entender perfectamente que estén expuestos a contraer diversas enfermedades de la piel.

baño_bebé_farmacia_la_palomeraEl clima, la alimentación, la ropa, el agua o el sol son diversos factores externos que pueden tener su incidencia de forma directa en la salud de piel del bebé, pero ¿cuales son los cuidados que debemos procurar a la piel de nuestro bebé cuando llega el frío?


Una de las cosas en la que coinciden casi todos los dermatólogos es en evitar que el agua del baño esté demasiado caliente durante esta época del año cuando los días son más fríos, ya que de lo contrario la piel del bebé se quedará mas seca y agrietada. Este agua no debería superar en ningún caso los 32ºC y el baño no debe prolongarse más de 15 minutos.

También es importante, siguiendo con el baño, el uso de esponjas específicas para bebés, ya que son mucho más suaves y elegir geles de baño y champús de marcas de confianza y preferiblemente con un ph neutro para no agredir la piel del pequeño. Uno de estos productos, ideal para la delicada piel del bebé es Sebamed Baño Espuma que tiene un ph 5,5 perfecto para desarrollar el manto ácido protector de su piel.

Otro aspecto fundamental es la utilización de lociones o cremas hidratantes después del baño, para nutrir e hidratar  la piel del bebé en profundidad. Dentro de la gran variedad de estos productos que puedes encontrar tendrás que elegir el que mejor se adapte a tu bebé, algo que al final vas a ver probando las que mejor le sientan a su piel y una vez lo hayas hecho lo mejor es seguir utilizando siempre esa marca en concreto siempre.

mustela_stelatopia_farmacia_la_palomeraEl uso de una crema hidratante adecuada cobra especial trascendencia en el caso de bebés con pieles atópicas, esto es, con un tipo de piel muy seca y fácilmente irritable. Para estas pieles existen productos específicos como por ejemplo la gama de Mustela Stelatopia desarrollada específicamente para el cuidado de la piel de bebés con este problema.

Otra de las cosas que no debemos hacer y de lo que solemos pecar los padres primerizos, es abrigarles en exceso, ya que esto puede provocar la aparición de manchas rojas en la piel del bebé, sobre todo en la zona de la espalda y el cuello, en forma de pequeños granitos. Esto se debe precisamente al exceso de calor y debéis tener en cuenta siempre este consejo: nunca abrigues a tu bebé más de lo que te abrigarías tu.

bebe_ropa_algodon_farmacia_la_palomeraTambién el tipo de ropa es importante, debiendo evitar el contacto directo con la piel del bebé de prendas fabricadas con lanas o fibras sintéticas. Lo más recomendable, especialmente en lo referido a bodies o pijamas es que estos sean de algodón, con lo que evitaremos entre otros males que el peque sufra una dermatitis atópica.

Finalmente, hay que referirse a la alimentación del bebé, ya que todo lo que coma se va a reflejar también en mayor o menor medida en su piel. Lo mejor en estos casos es ceñirse a las recomendaciones del pediatra y estar especialmente vigilantes cuando vayamos introduciendo nuevos alimentos en la dieta del bebé para cerciorarnos que no sufre ninguna reacción alérgica. A la mínima alteración en la piel, habrá que comunicárselo al pediatra para evitar males mayores.

Por todos estos factores que os he explicado, a lo largo de todo el año, pero especialmente durante el inverno y en verano, debemos extremar los cuidados a la hora de proteger la piel de nuestro bebé. En todo caso, si se siguen estos consejos dados, los padres podemos conseguir sin mayores dificultades que nuestro bebé tenga una piel siempre saludable. 🙂

 

 

 

ARTICULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta