Home Consejos LPF Salud ¿Cómo tenemos que alimentar a nuestros mayores?

¿Cómo tenemos que alimentar a nuestros mayores?

0 336

Con la edad se producen cambios importantes en la fisiología de nuestro cuerpo, especialmente en las personas mayores. Los principales cambios son:

Modificación en la composición corporal. Se produce una disminución del agua corporal intracelular (42% a los 20 años, 33% a los 75 años), disminución de la masa ósea, aumento del tejido adiposo por tanto de la grasa (el 15% a los 20 años al 30% a los 75). La masa muscular se reduce también con la edad, siendo de un 23% a los 20 años y  pasando a un 17% a los 75.

Cambios fisiológicos: hay un deterioro de los sentidos del gusto, olfato, vista y alteraciones dentales y de masticación. Pérdida de sensación de sed.

Alteraciones digestivas: que se producen de tres tipos

  • Alteraciones secretoras: disminuye la secreción salivar, gástrica y pancreática. Esto produce elevación del pH gástrico que dificulta el metabolismo y digestión de los alimentos.
  • Absortivas:  se produce una mala absorción de nutrientes como el calcio, hierro, vitamina D, vitamina B12..
  • Motoras: La motilidad y el tono muscular de las paredes del estómago también están disminuidas, por lo que el vaciado gástrico se retrasa dando lugar al aumento de la permanencia de los alimentos en el estómago, lo cual puede producir problemas de malnutrición. También se ve comprometida la motilidad intestinal lo que provoca que más del 50% de los ancianos padezcan estreñimiento, que también es causado por la falta de ejercicio físico regular y la insuficiente ingesta de fibra en la dieta.

Alteraciones metabólicas: menor secreción de insulina o menor respuesta a su acción.

Sistema cardiovascular y renal. El riñón es otro de los órganos que se ven afectados en la edad avanzada, ya que se produce una disminución del flujo sanguíneo renal, se reduce el número de nefronas funcionantes, se disminuye la filtración molecular y la capacidad de secreción tubular renal.

Otros: En la edad avanzada se produce una reducción del flujo sanguíneo hepático, que afecta a las concentraciones de determinadas enzimas, afectando más a la hidrólisis, oxidación y reducción de alimentos y fármacos. Otros cambios que se producen es un aumento de la tolerancia al dolor y una disminución de la respuesta inmunológica por lo que las personas mayores tienen menos reacciones alérgicas.

Por todo ello, nuestras recomendaciones en la dieta de personas de edad avanzada son:

  • Asegurar aporte de líquidos
  • Dieta de fácil digestión, variada y equilibrada
  • Acompañar la ingesta de alimentos ricos en calcio, hierro y Vit B12. Si no es posible, tomar suplementos vitamínicos
  • Aumentar el ejercicio físico en la medida de lo posible, aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Aumentar el número de comidas, disminuyendo el volumen en cada una de ellas.
  • Estimular el apetito con caldos o zumos ácidos
  • Evitar que la persona coma sola
  • Modificar la consistencia de la dieta en los casos de falta de piezas dentarias o problemas dentales
  • Adaptar los utensilios de comida en el caso de que el anciano tenga disminuida la fuerza en los miembros superiores o temblores e incoordinación motora.
  • Disminuir el consumo de grasa animal, utilizar aceites vegetales (oliva).
  • Aumentar el consumo de pescado, disminuir consumo de sal
  • Disminuir consumo de azúcares simples

En el caso de que el anciano tenga anorexia, es decir, pérdida de apetito, te recomendamos Meritene. Es una gama de suplementos nutricionales hiperproteicos, ricos en vitaminas y minerales, especialmente indicada para complementar la alimentación cuando la alimentación habitual no es suficiente y el organismo demanda un plus en fuerza y vitalidad a las personas mayores.

piramide_alimentacion

 

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta